¿Tienen los neumáticos fecha de caducidad?

¿Tienen los neumáticos fecha de caducidad?

Recientemente se ha estado hablando de que los neumáticos de los vehículos, y es verídico, tienen una fecha de caducidad.

Pero no es una fecha exacta. Actualmente no hay ninguna reglamentación que instaure una caducidad específica basada en su antigüedad.

Mejor dicho, la caducidad estaría conexa con el estado exterior de la goma y de la estructura interna del neumático, y esto está en función sobre todo de las circunstancias de uso a las que se ha sometido el neumático.

La antigüedad no sería tan importante, pero se tiene que decir que influye en las propiedades del caucho y, por lo tanto, acaba implicando en el comportamiento del neumático. Las condiciones de almacenamiento previas a su comercialización son además significativas en el deterioro del caucho. Diversos fabricantes instauran un periodo máximo de almacenamiento de 5 años en unas determinadas condiciones. Luego que pasa este periodo se retiran del mercado si no se han vendido.

Hay, además, recomendaciones de organismos internacionales como el ETRTO (European Tyre and Rim Technical Organisation), comprometido de otorgar todos los requisitos que tienen que cumplir los neumáticos fabricados y comercializados a la Unión Europea, a la cual se fijan gran parte de fabricantes, donde se asevera entre otras cosas que:

  • Luego de 5 años de utilización de un neumático, es decir, desde la fecha en que han sido montados, tienen que ser examinados por un especialista o un profesional calificado del neumático, al menos una vez al año.
  • Igualmente, el citado organismo además señala que, por sencilla precaución, a los 10 años desde la fecha de fabricación se aconseja el reemplazo por unos neumáticos nuevos (incluidos los de repuesto), aunque el nivel de desgaste no se haya llegado al límite mínimo legal permitido de 1,6 mm que establece la Ley o los 3 mm recomendados.

Los neumáticos están constituidos sustancialmente a base de goma, ordenada en capas en torno a una estructura de alambres metálicos, simplificando al extremo, gran parte de los neumáticos modernos reúnen compuestos sintéticos para optimizar agarre o durabilidad. Esta goma, este caucho, se degrada con el tiempo, la exposición a los elementos y la utilización.

Pensemos en que compramos un juego de neumáticos nuevos y circulamos con ellos 40.000 km. Los que montaste en vuestras ruedas motrices estarán en su última fase, probablemente sin dibujo, con su estructura interna intentando exponerse. Estos neumáticos no tienen ningún tipo de agarre y son un auténtico peligro.

Es por ello que nos juntamos con diferentes cosas. Si la fecha de fabricación es de más de diez años, excusamos comprarlo; si lo montamos y se cumple su quinto aniversario desde esa monta, los podemos retirar, y debemos cambiar a otros neumáticos nuevos; y si el neumático deja los testigos al aire, debemos cambiarlos porque hemos rebasado el límite legal de profundidad mínima para el surco.

Finalmente hay que recordar que los neumáticos son el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera, es primordial llevar a cabo un control o mantenimiento permanente y periódico de los mismos (vigilancia de la presión de hinchado, nivel de desgaste, deformaciones, etc.) para asegurar el rendimiento óptimo de las cubiertas y velar por una correcta seguridad viaria.

Multas por conducir con auriculares: coche, bici y moto

Hoy en día, hay un debate en relación al uso de las nuevas tecnologías y sus repercusiones sobre nuestra capacidad de atención. En el interior de esa utilización y más allá de los smartphones, hay un dispositivo que, por desgracia, es más común de lo que podría desearse para una enorme diversidad de situaciones: los auriculares.

En Talleres Gavira pensamos que es mejor prevenir que curar, así que te hemos dejado información que puede resultarte útil.

Aunque la radio o música son un excelente compañero para los conductores, se debe cuidar de cómo se consumen. En definidas situaciones, como escucharla a un volumen muy alto, puede contrarrestar nuestra capacidad de atención para minimizarla hasta un 20%. Lo mismo pasa con el tipo de contenido o música que se escuche.

Usar auriculares va más allá al aislarnos al 100% de la información acústica que nos llega de la vía. Es así que el Reglamento General de Circulación los prohíbe en el mismo artículo (artículo 18) que censura la utilización de dispositivos móviles:

“Queda prohibido conducir y utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, excepto durante la correspondiente enseñanza y la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención del permiso de conducción de motocicletas de dos ruedas cuando así lo exija el Reglamento General de Conductores.”

Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares.

 

  • ¿Y en bicicleta puedo ir con auriculares?

El mismo artículo se emplea a los conductores de motocicletas y de bicicletas. La DGT en su guía del ciclista lo prohíbe. Moverse de forma segura en bicicleta en cualquier situación, y más en la ciudad, conlleva a no utilizarlo.

La bicicleta es también una forma de transporte más particular en este ámbito. Y es que se necesita esfuerzo físico, coordinación, habilidad y prestar atención para poder mantener las condiciones de seguridad. Desde el momento de usar los auriculares perdemos un enorme número de señales acústicas que llegan del exterior y que contribuyen a hacer más seguro el pedaleo.

Puede ser exagerado, en distintos momentos utilizar auriculares puede llegar a afectar a nuestra técnica sobre la bicicleta. Igualmente, como desventaja física extra, el cable que los une a los dispositivos puede complicar si entra en contacto con alguna de las partes de la bicicleta.

 

  • Multa por llevar auriculares en moto

Al igual que ocurre en el caso de las motos, conducirlas con auriculares queda completamente prohibido por el artículo 18.2 del Reglamento General de Circulación, inclusive si solo llevamos un auricular o un dispositivo manos libres (excepto en el caso de las manos libres LG Tone que sí autoriza expresamente la DGT).

En cuanto a los peatones, la ley no los censura de forma literal al usar auriculares. Aunque, sí entiende que es compromiso del peatón mantener la atención precisa. De hecho, existe una sanción con multa relativa a esta infracción de entre 80 y 200 euros. Sería el caso de obstaculizar la circulación de un vehículo prioritario.