Cómo afecta el calor a tu coche

Las altas temperaturas, el calor y el sol intenso son factores que nos afectan a nosotros los seres humanos sensorialmente y nos conlleva a una situación de estrés e incluso a situaciones en donde se pueden llegar a ver afectada nuestra piel y otras partes del cuerpo.

Esto sucede debido a que somos entidades biológicas y necesitamos una temperatura normal para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

¿Cómo afecta el calor a tu coche?

Los coches son sistemas mecánicos que también necesitan regular su temperatura ya que sus partes pueden llegar a verse afectadas por el calor.

Esto afecta primordialmente en verano, o en aquellas regiones donde apriete el calor el resto del año. Esta situación expone a nuestros coches a temperaturas altas,  y es allí donde debemos estar más alerta para cuidar a nuestro medio de transporte.

Los problemas que pueden aparecer son diversos:

  • Un coche situado en medio de un episodio de sol intenso en un día de 35 grados oscila entre los 55 y los 70 grados en su interior.
  • Uno de los sistemas más afectados es el sistema de frenos. Su uso produce altísimas temperaturas en cualquier caso, por lo que se pueden alcanzar temperaturas críticas si en el ambiente tenemos un calor intenso. Un mayor desgaste y una frenada más larga son problemas habituales.
  • Otro problema que veríamos seria el fading, el cual es un proceso por el que el líquido de frenos sobrepasa su temperatura máxima y se evapora, creando burbujas de aire que disminuyen su eficacia.
  • El motor puede perder 15% de potencia y aumentar el consumo de combustible. Todo motor necesita un sistema de cilindros, estos son piezas hechas con metal fuerte porque debe soportar a lo largo de su vida útil un trabajo a alta temperatura con explosiones constantes de combustible. Sin embargo, cuando se alcanzan temperaturas ya extremas, el aire contiene mucho menos oxígeno de lo habitual y esto provoca que el combustible no se queme con normalidad.
  • El caso más visible de deterioro por calor, esta sin duda en la pintura: las constantes exposiciones al sol, ya sea en vía o aparcamiento es el mayor enemigo de la pintura de los coches. La radiación solar y las altas temperaturas que afectan a la superficie del coche cuando éste se encuentra expuesto al sol, hace que se debilite la capa de barniz que protege el color. Los colores que peor sufren su exposición al sol son rojos, amarillos, negros y blancos. Es muy común que los rojos tiendan convertirse en rosas, los amarillos acaben beige y todos los colores en general pierdan el brillo con el que salieron de fábrica.

Como conclusión, lo mejor es evitar las horas de mayor calor tanto para circular como para aparcar tu coche en la calle.  Aunque tengamos que madrugar, si vamos a afrontar un viaje largo, justo antes del amanecer es el momento apropiado para tomar rumbo, debido a que en estas horas es donde se dan las temperaturas más bajas del día. De igual manera, a partir del atardecer el calor va disminuyendo poco a poco, otra buena hora para circular y cuidar a tu coche del envejecimiento prematuro.

 

 

 

Guía para cambiar las bujías

Hoy hemos preparado un blog que puede interesar y puede ser de utilidad para muchos. Hemos preparado la guía definitiva sobre cómo cambiar las bujías de la forma correcta y adecuada.

 

¿Cuándo debo cambiar las bujías de mi coche?

Sabremos que necesitamos cambiar las bujías del coche cuando nos demos cuenta de que tenemos falta de potencia del motor, que eleva de forma desmesurada el consumo de combustible o, además, cuando el motor contamine en mayor medida. Cuando se dé el caso de que hayas confirmado que están dañadas o toque ya el recambio, aquí te explicamos cómo cambiar las bujías del coche.

 

1. Localizar y limpiar

El primer paso es muy simple, basta con saber dónde están las bujías. ¿Por dónde comenzar a mirar? Hay que empezar apartando la tapa de plástico que suelen llevar encima del motor, esa que está justamente donde está el tapón de aceite. Para poder retirarla, comúnmente hay que quitar el tapón de aceite, eso sí, ¡ten cuidado de que no introduzcas nada dentro! Una vez quitada, podemos ver una serie de cables que tienen unas pipas conectadas.

Si has llegado a este paso, muy bien, pues las bujías se encuentran dentro de esas pipas. Ahora debes retirar esas pipas con cuidado y limpiar con un cepillo la zona tanto interna como externa, para evitar que entre suciedad en el motor. Para encontrar una limpieza más profunda, lo más favorable es utilizar aire a presión.

 

2. Extraer la bujía

Después de haber limpiado la zona, toca desenroscar la bujía para poder cambiarla. Para esto, comúnmente se utiliza una herramienta especial para ello, pero no es tan necesario. Podemos optar por usar una carraca con una extensión. Igualmente, necesitarás un vaso de expansión largo (para que pueda introducirse dentro la bujía) de la medida que sea. La desenroscamos y, con mucho cuidado, la sacamos.

 

3. Engrasar la bujía e introducirla

Posteriormente debes lubricar de manera uniforme la superficie de la bujía que estará en contacto con la cámara de combustión, con 3 en 1 o similares. Después, antes de introducir la bujía en el vaso de expansión, es recomendable meter un poco de papel dentro del mismo para que la bujía no baile y no haya posibilidad de que se caiga a la hora de meterla en su agujero. Es un fallo muy común, que se caiga y se rompa, así que antes que todo, asegúrate que con el papel no baila y no se cae del vaso de expansión. Llega ahora el momento de introducir todas las bujías y apretarlas.

 

4. Dejar todo como estaba

Para culminar, hay que volver a poner las pipas en su sitio y tapar toda la zona con el plástico que tiene de serie. Antes de que te pongas manos a la obra, debes tener en cuenta un par de apuntes que pueden ser de excelente utilidad y vital importancia:

  • Aunque tengas que quitar el tapón del aceite, lo ideal sería trabajar con él puesto, para evitar sorpresas.
  • Si crees que te vas a confundir con el alojamiento de cada pipa, puedes numerarlas para que a la hora de montar todo de nuevo no te confundas.

 

Esperamos haberte ayudado y puedas proceder al cambio de bujías sin problema. Aún así, si sigues teniendo dudas, aquí te solucionamos el problema. Contamos con más de 20 años en el sector y ofrecemos un servicio integral de mecánica rápida. ¡Ponte en contacto con nosotros!