Conducción en 2030: Cambios y tendencias

¿Alguna vez te has planteado como habrá cambiado la conducción en el futuro? La tecnología avanza a un ritmo imparable y todos los días hay cambios y mejoras en todos los que nos rodea. En el blog de hoy hemos hecho un análisis de los cambios y tendencias en la conducción para 2030.

El impacto del transporte compartido y del desarrollo tecnológico habrá cambiado el mercado de automoción y la conducción drásticamente para 2030. En Europa se espera que el parque de vehículos se reduzca un 25% -de 280 millones a 200 millones de unidades- y en Estados Unidos un 22% -de 270 a 212 millones de coches en 2030-.

Estos son algunos de los datos más relevantes del informe ‘Eascy: las cinco dimensiones que transformarán el sector de Automoción’, elaborado por PwC.

– Autónomo:

De las principales tendencias será la que más tarde en hacerse realidad. Se prevé que hacia 2022/2023 salgan al mercado los primeros vehículos con un nivel 4 de automatización (el nivel 5 marca la conducción totalmente autónoma) y que en 2030 todavía entre el 85% y el 90% de los autos sean conducidos por personas. Sin embargo, la velocidad del cambio dependerá no solo del desarrollo tecnológico sino además de la existencia de una normativa específica al respecto, algo que en España ya está sucediendo.

– Conectado: 

Será una realidad en 2030. Se realizará de acuerdo a 3 aspectos: entre los propios vehículos, con las infraestructuras, y entre los ocupantes de los coches y el mundo exterior. Esto permitirá a los pasajeros navegar por Internet, así como acceder a multitud de contenidos multimedia durante los trayectos. En Europa y Estados Unidos en torno al 70% de los coches estará conectado en 2030 y en China será el 100%.

– Ansiedad y caos:

Para el año 2030, la ansiedad y el caos social están siendo impulsados por una evolución tecnológica implacable, lo que provocará un aumento del cibercrimen, los conflictos generacionales y la polarización de clases. Además de esto, los avances en la IA amenazan con aumentar marcadamente la competencia en toda la humanidad.

Debido a estas presiones, los consumidores exigirán espacios y experiencias que alivien sus ansiedades y proporcionen cualidades curativas. El transporte ya no será simplemente un medio para llegar de A a B, sino también un espacio para el escapismo, y los espacios interiores de los vehículos se utilizarán de acuerdo con las necesidades del usuario.

– Eléctrico: 

El 95% de los automóviles nuevos que se matriculen en 2030 será eléctrico –55%– o híbridos –40%–. Estos convivirán con un amplio stock de vehículos de combustión, en torno a un 80% del parque móvil, si bien éste irá disminuyendo paulatinamente.

Además, la transición hacia un mercado de movilidad libre de emisiones será imposible sin la electrificación del parque móvil que, además, se alimentaría de fuentes de energía renovables.

– Compartido:

Uno de cada tres kilómetros que se realicen se hará en coche compartido. Esto se traduce en que la tendencia es hacia el uso del vehículo, no por la propiedad, si bien actualmente menos del 1% de los trayectos en coche en Europa se realizan mediante carsharing. Este porcentaje podría alcanzar el 2030 el 35% de los kilómetros en Europa, el 34% en Estados Unidos y el 46% en China.

Deje su comentario