bmw_enganche

Cinco aspectos importantes a la hora de conducir con un remolque

Cada vez sois más los conductores que contactáis con Gavira Talleres y Repuestos para instalar una bola de remolque en vuestros vehículos. Es conveniente tener en cuenta algunos aspectos específicos de la conducción con remolque:

¿Qué carné tengo que tener para conducir con un remolque?

El tipo de remolque que queramos usar es el que determinará el carné de conducir que vamos a necesitar. Para los que pesan menos de 750 kilogramos, el ‘B’ habitual es suficiente. El carné ‘B96’ es el que se nos exige para los vehículos de menos de 3.500 kilogramos y un remolque de hasta 750 con un rango total de 4.250.

En el caso de los vehículos de menos de 3.500 kg que tiren de remolques de más de 750 con un total de entre 4.250 y 7.000 kg, hay que tener el permiso B+E, mientras que los que transporten un conjunto mayor a todo esto tendrán que tener en vigor el carné de camión C+E.

Velocidad máxima con remolque

Uno de los momentos más complicados para conducir con remolques es cuando hay viento lateral o cruzado. Para evitar sustos innecesarios durante tu viaje, es aconsejable repartir apropiadamente el peso en el remolque, así como disminuir la velocidad. En cuanto a la velocidad, los límites de velocidad para automóviles con remolque son:

  • En autopistas y autovías, automóviles con remolque de hasta 750kg, límite de 90 km/h; automóviles con remolque de más de 750 kg, límite de 80 km/h.
  • En carreteras convencionales señalizadas como vías para coches y en el resto de carreteras convencionales, siempre que estas últimas tengan un arcén pavimentado de 1,50 metros o más de anchura o más de un carril para algunos de los sentidos de circulación: 80 km/h.
  • En el resto de las vías fuera de poblado: 70 km/h.
  • En el medio urbano hay que seguir la señalización de 50 o 30 km/h. Y, por último, en caso de circular por caminos, la velocidad máxima será de 25 Km/h.

Peso de carga y punto de gravedad

En la medida de lo posible, hay que aligerar al máximo el peso que llevas en el maletero del coche para que la parte de atrás no baje de altura. En el remolque, hay que tratar que el centro de gravedad quede justo delante de las ruedas del remolque y lo más bajo posible. Con unos 10 o 20 centímetros está bien para que el remolque se transporte correctamente en curva y en recta. Si el centro de gravedad está demasiado delante, el remolque no girará adecuadamente.

¿Qué pasa con el seguro?

Otra de las dudas principales que surgen a la hora de conducir con un remolque tiene que ver con el seguro. Si el remolque pesa menos de 750 kilogramos, quedará cubierto por la misma póliza del coche. En el caso contrario, tendremos que avisar a la compañía que tengamos para hacerle un seguro aparte.

Aumenta la distancia de seguridad para frenar

Siempre es fundamental pero cuando llevas un remolque es muy importante que durante tu viaje respetes, y también amplíes, la distancia de seguridad con el vehículo que tengas delante. En caso de tener que realizar una frenada de emergencia necesitarás más metros de los habituales para detener el vehículo.

🚜  GAVIRA, talleres y repuestos
💻  www.talleresgavira.es
📍 C/ Blas Infante,32 San Pablo de Buceite
📞 Tel. 956642168 Móvil 667789892

get

Cuida de tu jardín en verano

 Esté sábado arrancamos nueva estación: el verano. Una temporada complicada para nuestro jardín ya que necesita de una atención extra para lucir sano y bonito. El calor y la falta de precipitaciones durante esta época del año puede tirar por tierra todo el trabajo del año si no le dedicamos el cuidado adecuado.

Os dejamos algunos consejos para cuidar de nuestro jardín en esta época:

  • Corta el césped cada 10- 15 días

Con las altas temperaturas el césped tiende a perder color y a crecer más despacio por lo que se recomienda reducir la frecuencia de los cortes. Con pasar el cortacésped cada 10-15 días es suficiente. El uso de las herramientas adecuadas es determinante para alcanzar un buen corte en nuestro jardín. Si el jardín tiene una superficie pequeña o mediana la opción de cortacésped eléctrico o de gasolina, para grandes superficies puedes optar por tractores cortacésped.

  • El riego

El riego es fundamental siempre y en esta época del año mucho más.  si deseas cuidar tu jardín en verano,  para ello, llévalo a cabo a primera hora de la mañana, antes  de que la temperatura suba, eso permitirá  tener un mejor aprovechamiento del agua, debido a que tendrán tiempo de absorberla y la evaporación será menor. Un sistema de irrigación es buena alternativa ya que te facilitará mucho las cosas, así como también  en zonas muy secas, puede ser extraordinario instalar mangueras de empapado.

En verano, la regla general es regar de 20 a 25 litros por metro cuadrado, una vez a la semana. Un truco muy útil es poner algunos frascos de cristal vacíos en el césped antes del riego. Cuando el agua en los frascos alcance alrededor de 2 cm. En ese momento el césped tiene suficiente agua.

  • Las plagas en el jardín

El calor en ocasiones trae molestas compañías. Las plagas más frecuentes en verano son el pulgón, hormigas, cochinillas, taladro del geranio y caracoles y babosas (sobre todo en huertos).

Además de los tratamientos específicos contra cada una de las plagas, de forma complementaria se pueden utilizar otras plantas que sirven como repelentes como los geranios y la citronella para los mosquitos o la menta, la lavanda, albahaca y el romero que repele al pulgón.

  • La calidad del suelo

En ambientes con altas temperaturas  y secos, la calidad del suelo es muy importante para que nuestro jardín esté saludable, por eso, a la hora de plantar, es indispensable nutrir el suelo con compost para que de esta manera sea más resistente a plagas de insectos y enfermedades.

  • Malas hierbas

Para cuidar tu jardín en verano es importante estar pendiente de las malas hierbas porque pasan de ser diminutas a gigantes en muy poco tiempo. Te recomendamos quitarlas cuanto antes porque al crecer desarrollan grandes raíces que se arraigan a la tierra y dificultan la tareas de eliminarlas. Una desbrozadora es la herramienta más cómoda para eliminarlas de cualquier rincón de tu jardín por escondido que esté.

car-refill-transportation-gas-9796

Cinco consejos para ahorrar carburante

El carburante continúa siendo una parte esencial del presupuesto de muchas familias españolas. El Instituto de Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) apunta, en la última edición de su Guía de Turismos, una cadena de consejos para tasar, en todo lo que se pueda, ese gasto.

No solo el cuidado del medio ambiente es el responsable de que apostemos por coches más sostenibles, también miramos por nuestros bolsillos. Ahorrar carburante es esencial para que conducir sea una actividad viable y, por suerte, hay maneras de que los resultados se noten.

  • Cuidado con el aire acondicionado y las ventanillas

Si eres de los que instintivamente enciende el aire acondicionado cuando entra en el coche, puedes estar gastando una buena parte de carburante sin darte cuenta. El aire solamente hay que utilizarlo para cuando los requerimientos térmicos sean reales. De no ser así, el consumo puede subir un 12%.

En verano, hay que tener en cuenta que hay ventanillas, y que, si hace mucho calor en el coche, lo primordial es bajarlas antes de arrancar y en los primeros minutos de conducción, para sacar el calor del coche. Después de este paso es cuando debemos encender el aire acondicionado.

  • ¿Cuánto pesa tu coche?

Según el RACE, conducir con 100 kilos de más aumenta el consumo un 6%. Por eso, quita las cargas que sean innecesarias. Por otro lado, además es importante desacoplar el remolque o la baca, si no los estamos utilizando, porque incrementan el peso del coche y pueden ser los responsables de que el depósito del coche se vacíe a más velocidad.

  • Observa tu velocidad

Otro consejo recomendado con las rutinas de conducción es que controles la velocidad siempre. Esto significa que tu velocidad debe ser constante para controlar el consumo.

Una gran idea es que, cada vez que puedas, vayas por autopistas y autovías o por carreteras sin curvas o muchos obstáculos como baches, ya que te exigirán frenar y acelerar continuamente y, por lo tanto, a gastar combustible con estas maniobras.

  • Haz mantenimiento, sobre todo en las ruedas

Hay que inspeccionar la presión de los neumáticos y certificar que llevan la marcada por el fabricante. En caso contrario, no solo vamos a tener más probabilidades de sufrir un accidente, sino que además puede contribuir en el gasto de un 4% más de combustible.

  • Escucha el motor

Si estás conduciendo y comienzas a escuchar ruido, puede ser que sea hora de cambiar de marcha. Si no lo haces, te tocará ir a la gasolinera más a menudo.

Hay que circular constantemente con la marcha más alta posible. Para no despistarnos, deberíamos tener en cuenta que en un diésel hay que cambiar de marcha entre las 1.500 y las 2.000 rpm. En un gasolina, de lo contrario, habrá que apurar un poco más, entre las 2.000 y 2.500 rpm.

coche

Cinco señales que indican que debes llevar tu coche al taller

 Hay señales en los coches que indican a los conductores cuándo es el momento propicio para realizar una revisión o reparación. Además de las señales luminosas que se visualizan en el tablero, existen otros signos que nos hacen saber que ha llegado el momento de llevarlos a un taller para que lo revisen mecánicos capacitados.

Aunque un conductor no tiene porqué ser experto en mecánica sí puede detectar algunos signos que indican que su vehículo necesita una revisión en un taller para evitar un problema mayor.

A continuación, te explicamos cinco señales que debes tener en cuenta para saber si debes llevar tu coche al taller:

Ruidos extraños

Una de las señales más evidentes de que debes llevar tu coche al taller es escuchar un ruido no habitual en él, ya que puede ser un signo claro de que hay un funcionamiento incorrecto o una pieza dañada. En estos casos, se recomienda acudir a un taller especializado para así evitar una posible avería más grave que implique el mal funcionamiento del vehículo.

Colores extraños del humo

Observar el color del humo que es expulsado del coche por el tubo de escape puede resultar muy útil a la hora de identificar una avería y darnos pistas de lo que el coche necesita. Los colores más comunes en los que se presenta son:

  • Humo azul: Por lo general, si un coche expulsa humo azul puede significar que hay una fuga de aceite hacia la cámara de combustión. Este fallo suele presentarse acompañado de un olor a aceite quemado que indica que hay que llevar el coche al taller para solucionar esta situación anómala.
  • Humo blanco: Si su coche expulsa humo denso de color blanco, es posible que tenga una fuga en la junta de culata, deficiencia en el bloque de motor o se haya presentado la rotura de un cilindro, lo que esté haciendo que queme líquido refrigerante, este puede ser señal de una avería grave por lo que es importante llevarlo rápidamente a un taller de confianza.
  • Humo negro: Que el humo que expide el vehículo sea de este color indica un exceso en la quema del combustible, que puede darse por muchas causas, por lo que es una señal de que hay que llevar el coche al taller cuanto antes para su revisión.
  • Humo marrón: Un humo de este color indica que existe una oxidación, probablemente del mismo tubo de escape.

Revisión anual

Es conveniente realizar al menos una revisión al año al vehículo en un taller cualificado, con el objetivo de detectar posibles fallos en su funcionamiento, piezas dañadas, pérdida de los fluidos, entre otras cosas.

Revisión por kilometraje

Es recomendable que al menos cada 20 000 – 30 000 kilómetros lleves el coche para una revisión.

La revisión del aceite

Resulta fundamental llevar al coche al taller periódicamente para revisar el estado de este fluido ya que es indispensable para que el motor funcione correctamente; si el motor se queda sin aceite terminará por quemarse y la reparación del motor puede llegar a ser realmente cara, incluso puede que suponer tener que cambiar de vehículo. Por eso, mucha atención al aceite.