El verano es en general la mejor época para nuestras plantas, la mayoría de ellas crecen y se nutren más, es cuando muchas florean o se reproducen.

Es muy importante saber cómo protegerlas del calor y la resequedad cuando nos vayamos de vacaciones. Así que para que tus plantas estén felices te diremos como aplicar algunos consejos.

Cómo cuidar las plantas en verano

En verano es mejor regar nuestras plantas más de habitual. Recomendamos que el riego de las plantas sea por la mañana, temprano, o en la noche, así evitaremos que el agua se evapore tan rápido.

Especialmente debemos cuidar las plantas en macetas, ya que ellas no pueden buscar la humedad de la tierra más profunda. La cantidad de humedad varía según el tipo de suelo y la región.

Si nuestro suelo es muy arenoso, lo mejor es mezclar la tierra con un poco de arcilla o tierra más fértil, así evitaremos que la humedad de la tierra de las plantas se vaya tan rápido.

Otra opción que tenemos para cuidar las plantas durante el verano es cubrir la tierra alrededor de las plantas con mantillo mixto o de bosque, que contenga madera en trozos, ramas y hojas; de esta manera retendremos la humedad y mantendremos una temperatura agradable para las raíces.

Si tenemos restos de macetas rotas o piedritas podemos ponerles algunas para complementar la protección.

Una buena idea para cuidar las plantas en macetas pequeñas y medianas es ponerlas en racimo juntándolas unas

con otras en un solo lugar del jardín. Así se harán sombra unas con otras y el sol solo les dará, por un lado.

Debemos arrancar las malas hierbas para que no absorban el agua destinada a las plantas principales, pero el césped

y algunas plantan muy pequeñas pueden ayudar a retener la humedad en la tierra así que debemos dejar un cerco sin

hierbas alrededor de nuestras plantas.

Otra cosa que podemos hacer para cuidar las plantas en verano es que le demos a la tierra de nuestras plantas

una nutrición mayor, el fertilizar nuestras plantas ayudará que sobrevivan mejor, sobre todo si el invierno fue muy

crudo y la primavera muy lluviosa.